El dolor de garganta es uno de los males que más nos suelen acompañar a lo largo de nuestra vida. Los cambios en el tiempo o el no estar en un ambiente adecuado, sobre todo en lo que respecta al aire, suelen ser elementos que nos hacen pasar por molestas y dolorosas faringitis.

Normalmente, el resfriado o la gripe provocan una inflamación de la laringe que es su causante y la que genera todo aquello que nos aqueja como consecuencia, como pueden ser dolores de cabeza o la inflamación de los ganglios.

faringitis aire acondicionado

Sin embargo, al ser tan recurrente, son habituales muchos remedios caseros, algunos de los cuales no son muy efectivos aunque otros como los que vamos a ver sí que nos pueden ayudar a pasarlo rápido y de la mejor manera posible:

Hacer gárgaras

Es algo de lo más habitual, pero es efectivo. Si hacemos gárgaras un par de veces al día con agua salada, haremos que se humedezcan algo las células de la membrana mucosa inflamada.

El tomillo

La infusión con tomillo tiene efectos analgésicos y antiinflamatorios. Normalmente, lo adecuado es tomar un día la bebida y al otro hacer solo gárgaras.

Beber agua u otro líquido

Algo también muy simple y que sabemos que debemos hacer, pero que no lo solemos llevar a cabo. Quizás el dolor que nos produce el que pase el líquido hace que nos eche para atrás, pero al hidratarnos humedeceremos la mucosa, como antes hemos explicado.

miel para el dolor de garganta

La miel

Este alimento es antiséptico, acabando con los microbios y todo aquello que nos está provocando sentirnos de esa manera. Del mismo modo, acaba con la tos. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no se debe suministrar a bebés de menos de un año.

El vinagre de manzana y el jengibre

En ambos casos el agua debe estar muy caliente o hirviendo para hacer la infusión. En el caso del vinagre, tendrás que hacer gárgaras con él, mientras que el jengibre te lo tendrás que tomar, eso sí, tiene que ser fresco y rallarlo.

vinagre de manzana faringitis

El agua oxigenada (al 3%)

También es para hacer gárgaras. Normalmente tiene un sabor no muy bueno, por lo que puedes diluirlo con agua en partes iguales.

En cualquier caso, una buena higiene puede reducir o evitar el que acabemos teniendo este dolor. Por ello, la climatización evaporativa puede ser efectiva para que no nos ocurra.


Y es que esta no solo hará que no haya grandes cambios en la temperatura, sino que también limpiará el aire de todos estos elementos extraños que nos puedan afectar, tales como los virus o alérgenos.

Sin embargo, en caso de que ya no haya remedio, que tengamos inflamada la garganta y que nos cueste muchísimo desde tragar a hablar, los remedios anteriormente presentados pueden hacer que lo pasemos algo mejor. Que la garganta no nos duela tanto y reduzca la afección que hace que no podamos llevar una vida normal, al menos durante algunos días.