La climatización de las casas y edificios se ha convertido una necesidad en los últimos años y la bioclimatización, aquella que se consigue mediante la inyección de aire húmedo, puede conseguirlo de una manera ecológica.

A través de este mecanismo, es posible refrigerar la casa, de la misma forma que lo hace la propia naturaleza. Esto es, mediante la evaporación de agua. Así, nos evitaremos la necesidad de tener grandes compresores como en el caso de los aires acondicionados convencionales que contribuyen al calentamiento gloval.

Lo que consiguen estos equipos es una temperatura más o menos constante, ya que la del agua es mucho menos variable que, por ejemplo, la del aire. Como es ampliamente conocido, en invierno este puede estar por debajo de los 0ºC, mientras que el agua no. Por el contrario, en verano suele estar bastante más fría.

bioclimatizar una vivienda particular con agua

De este modo, el sistema coge el agua directamente de la red y la lleva a través de diferentes elementos hasta un ventilador que hace que se vaya dispersando en el aire. Así, hace que este recorra el edificio mejorando la temperatura del mismo. Este tipo de equipos se llaman climatizadores evaporativos.

Sin embargo, no es solo la mejora en la temperatura de esta climatización evaporativa lo que la hace interesante (puede reducirla en hasta 13 o 14 grados), sino que existen otros que también deben ser tenidos en cuenta por los beneficios que tiene. Entre otros:

Reducción en el consumo energético

Se puede aminorar en más de un 80%, lo que supone que se pueda climatizar una casa durante todo el verano con un coste muy inferior al de un aire acondicionado de bajo consumo y además es mucho más respetuoso con el medio ambiente.

El aumento de la humedad

Evitaremos la sequedad en el ambiente de la casa, con los beneficios para la salud de las vías y del conjunto del sistema respiratorio que ello conlleva. Los climatizadores evaporativos no generan humedaden en casa ni condensaciones, más bien son un sistema muy eficiente de mantener una humedad relativa constante e ideal tanto para nuestro entorno como para nuestro cuerpo.

Eliminación, en gran medida, del polvo y otros elementos extraños del aire

Estos caerán, por lo que tendremos un aire mucho más limpio y libre de estos agentes. Algo sumamente interesante y necesario para todos aquellos que sufren alergias o asma. Al generar una sobrepresión, los climatizadores evaporativos expulsan las particulas de polvo, eliminan humos y malos olores y dificulta la entrada de insectos voladores.

controlar la humedad relativa aire acondicionado

Cubiertas y techos

Finalmente, se puede añadir otra más, como es que se puede situar en la cubierta de los edificios. Así, se evita que se reduzca el espacio que se tiene en el jardín o la terraza, permitiendo que toda la casa esté disponible para lo que queramos y evitando objetos extraños que puedan molestarnos.

Asimismo, todos estos beneficios se hacen más intensos o pueden llegar a ser más efectivos si tenemos un edificio de arquitectura ecológica, sobre todo por la mejora en la distribución del aire que tienen. No obstante, como hemos visto, no es una necesidad perentoria para instalarlos.

En resumen, estos equipos de bioclimatización que usan el agua para refrigerar y calentar las casas y edificios, tienen toda una serie de ventajas que los hacen idóneos para ser instalados. Desde su aspecto sostenible, por su bajo consumo de energía, a la reducción del polvo y alérgenos en el conjunto del aire que circula por el interior.