Es posible que alguna vez hayas oído hablar de las ventajas de instalar un pozo canadiense doméstico. Este es un método de climatización geotérmica altamente sostenible y eficiente que aprovecha la temperatura del subsuelo para calentar o enfriar una vivienda.

pozo canadiense casas sostenibles y ecológicas

El pozo canadiense: un sistema de climatización económico, eficiente y sostenible.

Los pozos canadienses también son conocidos como pozos provenzales. Su funcionamiento es muy sencillo y consiste en una tubería enterrada a dos metros bajo tierra que aprovecha la temperatura del suelo para calentar o enfriar el aire que circula por ella.

Todo el funcionamiento se basa en que el aire se mueve desde los cuerpos cálidos hacia los más fríos. Así, un pozo canadiense genera un intercambio de temperatura entre el aire que circula por la tubería y la tierra que la rodea.

Este eficiente sistema de climatización geotérmica consigue mantener la casa fresca en verano y cálida en invierno. Siempre desde un sistema altamente sostenible que te aportará beneficios tanto económicos como ecológicos.

¿Cómo funciona un pozo canadiense?

El método de trabajo propio de un pozo canadiense varía en función de la época del año en la que lo uses. También su nombre puede ser diferente si lo empleas para enfriar o calentar tu vivienda.

Durante el invierno la temperatura del subsuelo es superior a la de la superficie. Así, durante esta estación la tierra cede calor al aire que circula por la tubería. El resultado de este proceso es una salida de aire caliente.

Cuando sucede esto, hablamos de un pozo canadiense. El nombre es debido a que fue en este país americano donde primero se aplicó este sistema de calefacción.

Por el contrario, durante el verano la temperatura del subsuelo es inferior a la del aire. Esto provoca que la tierra absorba calor del aire del tubo generando así una salida de aire más frío que cuando entró al pozo.

Como bien podrás adivinar, el primer lugar donde se aplicó este sistema fue en la Provenza francesa y de ahí viene el nombre de pozo provenzal.

Indiferentemente de cómo lo llames, lo cierto es que estos tubos pueden funcionar igual en verano y en invierno.

¿Cuáles son las diferentes partes de un pozo canadiense?

Aunque existen diferentes modelos, los pozos canadienses están formados por diferentes secciones que, en esencia, se resumen en:

  • 1. Punto de captación de aire: es un tubo que toma el aire del exterior. Este elemento suele elevarse por encima del metro de altura y es recomendable instalarlo en zonas donde el aire esté en constante movimiento, no estancado.
  • 2. Filtros: se sitúan a continuación del punto de captación y su función es la de limpiar el aire que entra por él. En esencia, evitan el paso de polvo y suciedad al sistema de climatización.
  • 3. Intercambiador de calor: es la tubería enterrada bajo tierra. Favorece el intercambio de temperatura entre el aire y la tierra. Su tamaño y grosor viene determinado por las características propias del terreno y de cada instalación.
  • 4. Punto de drenaje: la función de esta sección del pozo es la de recoger y eliminar el agua generada por la condensación. Se ubica en la tubería, en el tramo final de la misma.
  • 5. Circulador de aire: es el elemento que impulsa el aire permitiendo que circule por todo el recorrido de la tubería. Según el sistema empleado, el circulador de un pozo pueden ser elementos como un ventilador o una chimenea solar.

Dentro del mercado, es posible que encuentres diferentes tipos de pozos canadienses. Aunque algunos elementos puedan variar en función del modelo, los anteriormente detallados son los elementales que podrás diferenciar en cualquiera de ellos.

aprovechar la energia natural que sale de la tierra

¿En qué medida puede hacer un pozo canadiense más sostenible una vivienda?

Los pozos canadienses o provenzales son uno de los elementos climatizadores que mejor pueden contribuir a hacer de tu hogar un entorno sostenible, ecológico y respetuoso con el medio ambiente. Las razones son diversas:

  • Requieren una inversión económica notablemente inferior a la de cualquier sistema de calefacción o climatización convencional. Este ahorro económico es mayor si la instalación se hace al mismo tiempo que se construye la casa.
  • El gasto energético es también mínimo. En condiciones normales, el único esfuerzo mecánico que requerirá un pozo canadiense es el derivado del extractor de aire. Y así mismo, este será prácticamente nulo dependiendo del sistema empleado.
  • Los únicos gastos de mantenimiento que precisará este sistema son los propios de cambiar los filtros, limpiar la tubería, o purgar el depósito de drenaje. Aunque también es conveniente que realices algunas mínimas tareas de mantenimiento rutinario.
  • En general, se trata de un sistema sostenible que básicamente utiliza recursos naturales como son el aire y la tierra en su funcionamiento. Esto lo convierte en un elemento de una gran carga ecológica.

Si buscas un sistema de climatización eficiente, sostenible y económico, un pozo canadiense puede ser la mejor de tus opciones.