Aunque los aparatos de aire acondicionado supusieron una revolución en el momento en el que aparecieron en el mercado, ahora la clara preferencia es decantarse por el aire acondicionado natural, como el que emiten los climatizadores evaporativos.

Son una alternativa mucho más natural, ya que no utilizan gases tóxicos. Además, aunque se basan en una tecnología avanzada para funcionar, el consumo es mínimo; en comparación con lo que consumen los aparatos de aire acondicionado convencionales, estos permiten reducir hasta en un 80% el consumo. También tienen la ventaja de conseguir un ambiente en el hogar mucho más propicio, eliminando bacterias y microorganismos que no deberían de estar ahí.

¿Qué es exactamente un aparato de aire acondicionado natural?

Las campañas de sensibilización que se han lanzado estos últimos años han hecho efecto: ya sabemos lo nocivo que es para el planeta el uso de ciertos aparatos que emiten elementos contaminantes. Si no corregimos la tendencia ahora, no podremos legar un planeta en buen estado para nuestros hijos.

Un aparato de aire acondicionado natural es aquel que comprende las siguientes particularidades:

Estructura: Se fabrican a partir de materiales reciclados. Así no se generarán residuos durante el proceso de producción que pudieran llegar a afectar al medio.

Eliminan gases tóxicos: Los aparatos acondicionados de toda la vida tan sólo son capaces de refrigerar el ambiente utilizando gases especiales para lograr el efecto. El problema de estos gases es que son tóxicos; y es que no sólo perjudican al medio ambiente, sino también a la salud de las personas que usan el aparato. Esto lo notaremos especialmente si tenemos algún tipo de problema respiratorio, como asma.

Un sistema de aire acondicionado natural elimina esta emisión de gases tóxicos, generando un ambiente mucho más propicio.

Reducen el consumo: Considerando lo mucho que ha subido la luz en estos últimos años, apostar por un aparato de aire acondicionado de los de toda la vida ya no es una opción. El mecanismo interno que necesitan para funcionar requiere de mucha electricidad y esto se asociará con unas facturas desorbitadas.

Los aparatos de aire acondicionado natural son tecnológicos, pero al mismo tiempo no consumen demasiado, permitiéndonos ahorrar bastante de cara a la próxima factura de la luz.

Un buen ejemplo de estos sistemas lo encontramos en los climatizadores evaporativos centralizados.

¿Qué es un aparato de climatización evaporativa centralizada?

Funcionan basándose en lo que se conoce como efecto adiabático: el sistema es capaz de recoger el aire desde el exterior y lo proyecta en el interior de la vivienda; pero antes habrá sido humidificado gracias a unos filtros que se empapan en agua. El aire no estará atrapado en un bucle sin fin en el interior de la vivienda, sino que será expulsado al exterior con una interesante corriente de aire.

Ni emiten gases al entorno, ni consumen mucho, ni contribuyen a generar un ambiente de baja calidad.

Por ello resultan tan interesantes.