Cuando las temperaturas no descienden por la noche es muy difícil descansar. El aire acondicionado es una solución drástica que implica un elevado gasto energético. Por suerte, existen alternativas. Para combatir el calor sin aire acondicionado, algunos son remedios naturales, aunque la mejor alternativa son los climatizadores evaporativos centralizados.

Enfría tu temperatura corporal (estrategias para refrescarte)

Antes de ir a la cama

1. Evita practicar deporte hasta unas horas antes de acostarte. El ejercicio eleva la temperatura corporal interna. De forma general, practicar un ejercicio intenso por la noche no te ayuda a dormir. Te da la sensación de cansancio, pero activa demasiado el cuerpo.

dormir mejor en las noches de calor por la noche cenar ligero

2. No cenes alimentos difíciles de digerir, con excesivas grasas o muchas especias. Tampoco cenes alimentos calientes. Privilegia los alimentos fríos como un gazpacho, una ensalada… Además, evitarás aumentar la temperatura dentro de casa utilizando el horno o las placas de cocción.

3. Bebe mucha agua. Un cuerpo correctamente hidratado se siente más fresco. Un consumo medio de 1,5 litro al día debería ser un mínimo en períodos de olas de calor.

4. No bebas alcohol. Una cervecita recién salida de la nevera te parecerá la mejor opción para refrescarte. Sin embargo, es una ilusión. El alcohol dilata los vasos sanguíneos y tiene un efecto excitante.

5. Dúchate antes de acostarte. Curiosamente, el agua fría reactiva el organismo, así que prefiere agua tibia que bastará para proporcionarte la sensación de frescor.

Una vez en la cama

1. Usa compresas frías en las partes del cuerpo más sensibles al calor (cara, cuello, brazos, rodillas…). Aguantarás hasta quedarte dormido. Las compresas se compran en supermercados o puedes fabricarlas colocando en el congelador una bolsa hermética con tres o cuatro cucharadas de detergente.

dormir mejor noche calor verano pelo húmedo

2. Humedece tu pelo. También puedes humedecer tu prenda de dormir. Conserva una botella de agua con atomizador cerca de la cama. Si despiertas por la noche, podrás rociarte cara y cuello.

3. Huye de los textiles sintéticos. La ropa de cama deberá ser ligera y transpirable. Elige un pijama ligero de algodón. También puedes desvestirte.

4. Al dormir, separa al máximo piernas y brazos. La posición de la estrella de mar favorece la circulación de aire y la evaporación del sudor.

5. Si puedes, duerme solo. En invierno, sabe a gloria acurrucarse contra un compañero de cama, pero en verano dormir con alguien duplica la producción de calor corporal y de sudor. La cama se volverá pegajosa demasiado rápidamente.

Enfría la temperatura ambiental (estrategias para refrescar tu casa)

En la lucha contra los grados Celsius, toda contribución es poca. Los esfuerzos para refrescar tu temperatura corporal serán más eficientes en un ambiente menos caluroso y bochornoso.

1. Haz que circule el aire. No cierres la puerta de la habitación para favorecer la circulación de aire en toda la casa. Abre todas las ventanas. La sensación del aire sobre tu cara y tus miembros mojados aliviará tu malestar.

abrir ventanas noche verano calor dificil dormir

2. Si la ventana da a un espacio demasiado luminoso y/o ruidoso, puedes recurrir a un antifaz para dormir y a tapones para los oídos. Estás combatiendo el calor; no te dejes vencer por esos otros dos grandes perturbadores del sueño que son la luz y el ruido.

3. Si el calor que entra de fuera resulta más bochornoso que el aire de la habitación, un buen truco es colgar una sábana mojada de la ventana.

4. Enfría previamente tus sábanas y fundas de almohadas. Media hora en el congelador permitirá que aguanten frescas en tu cama 30 o 40 minutos. Con suerte, será el tiempo suficiente para conciliar el sueño.

5. Enfría el aire de modo casero. Coloca un bol lleno de hielo delante de tu tradicional ventilador de aspas. Usa bolsas de hielo antes que los cubitos de tu congelador.

6. Humedece el ambiente. Sin abusar, ya que un exceso de agua aumentaría la humedad densa y por lo tanto la sensación de bochorno. El proceso de evaporación produce una sensación térmica de frescor. Puedes colocar toallas húmedas cerca de la cama. Una solución más sofisticada será recurrir a un ventilador nebulizador de bajo consumo.

7. Apaga los aparatos tecnológicos. Estamos rodeados de ellos y, sin que nos demos cuenta, siguen gastando energía y difundiendo calor hasta en modo stand by. Es imprescindible apagarlos completamente. ¡Ten cuidado: dejar el móvil cargando por la noche también genera calor!

8. Si tu casa dispone de varios niveles, procura dormir en el nivel más bajo. Las altas temperaturas tienden a concentrarse arriba. Si tu casa solo tiene una planta, también ayuda dormir en el suelo en un tapete de bambú o mejor aún, en una cama de agua.

Climatizadores evaporativos centralizados

La mejor alternativa para eliminar el calor en las noches de verano con el mínimo consumo

Trucos y consejos a parte, si las noches de verano no te dejan dormir y te preocupa tanto la salud como la factura energética, los climatizadores evaporativos centralizados son la mejor opción para erradicar el calor, tanto durante el día como por la noche. Con un consumo medio de 1kWh por cada 250m2, los climatizadores evaporativos son capaces de reducir la temperatura de tu casa entre 12 y 14 grados generando una ligera corriente de aire y renovando el aire de tu casa. Además de ser una solución de bajo consumo, los climatizadores mantienen el aire limpio, renovado y con el perfecto equilibrio de humedad en el ambiente.