A lo largo de estos últimos años, muchas personas se han decidido a probar todo tipo de inventos caseros con el objetivo de hacer frente a las altas temperaturas del verano, sobre todo en los meses más calurosos.

Una de las principales razones de esta tendencia ha sido la crisis económica. Y es que, aunque si bien es cierto que los aparatos de aire acondicionado han bajado de precio de forma considerable, el coste todavía puede ser muy elevado para ciertas personas.

Otras deciden hacerse su propio aparato de aire acondicionado casero pensando que van a conseguir el consumo elevado de los modelos convencionales. También puede ser que lo que busquen es utilizar un tipo de refrigerante que reduzca la contaminación del medio ambiente, incentivando la proliferación de un tipo de aire más limpio y puro que no sea perjudicial para nuestra salud.

¿Pero realmente vale la pena crear un aparato casero? Vamos a estudiarlo:
Algunos riesgos de crear un aparato de aire acondicionado casero

Lo cierto es que la mayoría de estos aparatos van a ser bastante chapuceros. Necesitaríamos toda una vida para diseñar un aparato que realmente se ajustase a nuestras pretensiones.

Como cualquier componente eléctrico, estos dispositivos tienen que ser sometidos a controles periódicos. Si no es así, en cualquier momento podrían llegar a explotar o a incendiarse.

Los materiales que necesitaremos para proceder con la construcción del sistema de aire acondicionado casero pueden ser más caros que comprarnos un modelo eficiente.

Conseguir una buena eficiencia en el equipo puede ser una tarea imposible para un particular; ten en cuenta que las empresas dedican muchos años a intentar conseguirlo y que ellas tienen a completos equipos que se encargan de hacer las pruebas, de ensamblar materiales…

Si lo que realmente buscas es un sistema que consuma poco, que te ayude a mantener la calidad del aire y que no contamine el medio ambiente, deberías dejar de intentar hacer un aparato de aire acondicionado casero, y echar un vistazo a lo que te ofrecen los climatizadores evaporativos centralizados.

Ventajas de un climatizador evaporativo centralizado

Estos climatizadores comprenden una robusta estructura compuesta por una bomba, ventilador y filtros de aire. El aire se consigue desde el exterior, se hace circular a través de los filtros (acabando así con las impurezas y reduciendo la temperatura) y luego se vuelve a expulsar al entorno.

¿Qué ventajas tiene este sistema?

Consumo ajustado: El mecanismo es muy ingenioso, tecnológico y al mismo tiempo, consume muy poco. Sólo se necesita energía para alimentar la bomba y el ventilador. Se calcula que con el uso de un climatizador evaporativo centralizado podemos reducir el consumo en torno a un 80%.

Circulación del aire: Para que funcionen estos sistemas tendremos que abrir y cerrar ventanas. Esto propiciará una mejor circulación del aire, mejorando la calidad el mismo.

Ecológicos: Son sistemas ecológicos, ya que no emiten ningún tipo de gas contaminante para enfriar el aire.

Ahora que ya conoces estas ventajas seguro que ya no te interesa hacer un aparato de aire acondicionado casero.