Un aparato de aire acondicionado general es un dispositivo que integra en un único equipo la tecnología que se utilizará para climatizar todo el entorno.

Estos sistemas de aire convencionales centran su funcionamiento en un ciclo frigorífico; de por sí no generan aire frío, sino que son capaces de extraer el calor del aire del lugar que se quiere climatizar.

Los circuitos frigoríficos cumplen con su cometido gracias a la acumulación de un gas refrigerante. Este gas recorrerá el circuito de tuberías de cobre, pasando de estado gaseoso a líquido o viceversa, dependiendo de los componentes que atraviese. A través de este cambio de estado del componente refrigerante es cómo se logra extraer el calor que sobra del ambiente; esto consigue que, verdaderamente, la temperatura disminuya.

¿Pero son la mejor opción? Lo cierto es que un aparato de aire acondicionado general entraña 3 pegas importantes:

Contaminan: El gas o líquido que cambia de estado es contaminante. Es decir, que no son equipos ecológicos, ya que están contaminando el medio ambiente.

Aire menos sano: El aire atraviesa un circuito cerrado y no se renueva. Esto hace que tengamos que convivir en un ambiente de mala calidad que no tardará en pasar factura a nuestra salud. En el caso de que tengamos algún tipo de afección respiratoria, las consecuencias pueden ser fatales.

Alto consumo: Ya conocemos lo alto que es el consumo de un aparato de aire acondicionado convencional. Esto hace que nos lo tengamos que pensar mucho a la hora de conectarlo.

Como alternativa real podemos comprar un climatizador evaporativo centralizado, del que ya comentaremos las ventajas en los siguientes puntos.

¿Qué aspectos tenemos que estudiar para tener un sistema de climatización general?

Potencia que necesitas: Cuanto mayor sea el espacio que tienes que climatizar, más frigorías (la unidad que medirá la capacidad de refrigeración del aparato), te harán falta. Obviamente, cuanto más potente sea un aparato, mayor consumo energético supondrá su uso. Los instaladores aseguran que una medida de 100 frigorías por hora por metro cuadrado es un valor interesante.

Orientación: Si la casa se orienta al sur se considera más calurosa, por lo que deberíamos escoger un modelo que tuviera una mayor potencia.

¿Aislamiento? Si el aislamiento es malo, es decir, si las paredes son finas, si las ventanas no tienen un buen cerramiento, si no hay toldos o persianas, esto hará que el calor pueda entrar con mayor facilidad, por lo que, nuevamente, elegiremos un modelo más potente.

Además, ten en cuenta que a mayor cantidad de persona, más calor necesitaremos.

Los sistemas de climatizadores evaporativos centrales son la gran alternativa a cualquier situación. Consumen poco (en torno a un 80% menos que los aparatos convencionales), contribuyen a renovar el aire y no emiten gases contaminantes que afecten a la atmósfera.

Si puedes elegir, no dudes más y apuesta por ellos.